Amy Rollo/Unsplash
- Publicidad -

Este verano invadieron las noticias sobre olas de calor alrededor del mundo, y es que junio y julio de 2019 han sido dos de los meses más cálidos de la historia. Por una parte, este junio ha sido el junio más caliente desde que hay registro y, por otra, julio presentó las temperaturas más altas que se han medido jamás –superó por 0.04 grados a julio de 2016, que se había mantenido como el mes más caluroso.

De acuerdo con el Servicio de Cambio Climático de Copernicus, una agencia europea dedicada a observar el entorno natural, este año ha alcanzado varias temperaturas récord. Todos los meses de 2019 han estado en la lista de más calurosos y eso ha colocado al año como candidato para ser el más caliente hasta ahora. Y el periodo de 2015 a 2019 apunta para ser el periodo con las temperaturas más elevadas.

Lee: Tenemos solo 12 años para reducir el calentamiento global

No es cosa de julio

- Publicidad -

“Siempre hemos tenido veranos calurosos”, dijo el Secretario General de la ONU Antonio Guterres. “Pero este no es el verano de nuestra juventud; no es el verano de nuestros abuelos”.

El estudio del cambio climático de Copernicus se realizó estudiando las mediciones de los satélites internacionales y demás fuentes que miden la temperatura del planeta. El análisis en conjunto demostró que julio ha sido el mes más caluroso.

Una medición de las ondas de calor encontró un pico de elevación en Europa. El pasado 25 de julio se registraron récords de temperatura en Alemania, Bélgica, Holanda y Reino Unido. Y en España, Francia, Polonia y Lituania, que también tuvieron temperaturas superiores a los 40 grados, se registraron una serie de accidentes debido al calor. El gobierno de París instaló cuartos helados en cada barrio para que los locales y turistas pudieran descansar del sol bajo el aire acondicionado.

Lee: Australia toma medidas para combatir el cambio climático

En el mismo comunicado, Guterres resaltó la importancia de cumplir con el acuerdo de la Cumbre Climática de París en 2015 de prevenir que la temperatura global supere la media de 2 grados. “Tenemos que alcanzar la neutralidad de carbono en 2050”, dijo para después aplaudir los esfuerzos globales de la actualidad, como la reducción de costos en la producción y venta de paneles solares, así como las campañas de reforestación alrededor del mundo, que no solo han sensibilizado a la población, sino que han ayudado a remover dióxido de carbono de la atmósfera.