Unsplash
- Publicidad -

Muy cerca de la ciudad de Oaxaca se encuentra un paisaje único, formado por montañas, aguas termales, brotes de agua, acantilados rocosos y cascadas petrificadas. Este curioso escenario natural se llama Hierve el Agua, y es una de las paradas imperdibles para los más curiosos y los amantes de la naturaleza. Descubre cómo visitarlo.

Qué es Hierve el Agua

Hierve el Agua es un sistema de cascadas petrificadas formadas hace miles de años por el escurrimiento de distintos minerales. En la cima se han formado pequeñas albercas naturales con bordes surrealistas y colores intensos, resultados de los mismos minerales que, aún presentes en el agua, siguen alterando el paisaje constantemente.

Lee: Los mejores destinos para hacer ecoturismo en México

Unsplash

Qué hacer ahí

- Publicidad -

Al llegar, lo primero que verás será el área de manantial en donde se encuentran las albercas naturales. Para poder apreciar el escenario en su totalidad, sin interrupciones, lo recomendable es llegar temprano, idealmente antes de las 10 de la mañana. Aprovecha esta tranquilidad para nadar en las aguas frías y refréscate antes de caminar.

Lee: Cinco destinos para sentirte en Marte

A un costado de las albercas encontrarás el inicio del sendero que lleva hasta la base de las cascadas, desde la cual ascienden a 200 metros de altura. El camino mide aproximadamente 2 kilómetros, que toman entre 40 y 50 minutos porque hay un par de cruces de agua complicados y muy resbaladizos que hay que atravesar con mucha calma.

Unsplash

Cómo llegar desde Oaxaca

El lugar se encuentra a 70 kilómetros del centro de Oaxaca. Desde ahí, toma la carretera panamericana en dirección al Istmo de Tehuantepec. Sin tráfico, te tomará alrededor de una hora y media.

Al entrar a la región de Hierve el Agua hay una pequeña caseta que cobra $10 por persona. De ahí quedan alrededor de 5 kilómetros de terracería hasta la entrada al parque natural, que tiene un costo de $25.