Unsplash
- Publicidad -

En un nuevo reporte del estado del océano, la Organización de las Naciones Unidas declaró que el cambio climático es inevitable porque ya está aquí. Y está dañando profundamente a los océanos.

Escrito entre 104 expertos, el Special Report on the Ocean and Cryosphere in a Changing Climate (SROCC) advierte de los principales efectos que el calentamiento global ha provocado en los océanos: el blanqueamiento y muerte de los arrecifes de coral, y el aumento de temperaturas que provoca tormentas y el derretimiento de los polos. Después, como conclusión, advierte que no hay mucho que los seres humanos podamos hacer sin alterar aún más los ecosistemas.

“Los océanos nos están mandando distintas advertencias para reducir nuestras emisiones”, dijo Hans-Otto Pörtner, biólogo marino y autor del reporte, a The New York Times.

- Publicidad -

En la publicación, aseguran que una de las principales señales del cambio es el aumento de inundaciones en las ciudades costeras. Hoy, destinos como Los Ángeles y Miami ya están viendo el aumento del nivel del mar y las pequeñas inundaciones en los barrios más cercanos a este. Si las emisiones continúan en los mismos niveles, advierten que el nivel del mar subirá 90 centímetros a final del siglo XXI.

Lee: El mayor glaciar de los Alpes Suizos desaparecerá a fines del siglo actual

Unsplash

“Tenemos que reducir las emisiones de carbono ya”, declaró Hoesung Lee, presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático IPCC, de la ONU. “A partir del próximo año deberemos cortar las emisiones drásticamente si queremos alcanzar la neutralidad de carbono a mitades del siglo. Esto es lo que debemos lograr para sobrevivir, según los tres reportes presentados”, dijo.

En las sección de pasos a seguir hay dos especialmente importantes: el primero es invertir en energías renovables a grande y pequeña escala, apostando, en primer lugar, por los paneles solares. El segundo consiste en modificar nuestra dieta en los próximos meses para reducir el consumo de carne de animales de tierra y aumentar la ingesta de mariscos (respetando las vedas para asegurar la sostenibilidad de cada especie). Este cambio tiene el potencial de cortar las emisiones de carbono por el traslado constante de carnes y reducir los niveles de erosión del suelo.

También, como viajeros, podemos asegurarnos de reducir la huella de carbono de nuestro próximo viaje. Descubre cómo aquí.