Imagen: Lombardini22
- Publicidad -

Cristiano Ronaldo ha encontrado en la hotelería una pasión que no hubiéramos imaginado, y luego de inaugurar Pestana CR7 en Lisboa y Madeira, en Portugal, decidió voltear a Marruecos para expandir su cadena.

Apoyado por la cadena Pestana, el futbolista ofrece una experiencia de viaje sui generis, llena de diseño italiano y espacios que invitan al descanso.

Como parte de su plan de colocar un hotel en las mayores ciudades del mundo (Madrid, Nueva York y París) en los próximos años, el portugués está próximo a inaugurar Pestana CR7 Marrakesh, en el distrito Hivernage, rodeado de los bares, tiendas y restaurantes más lujosos de Marruecos.

Imagen: Lombardini22
- Publicidad -

El hotel contará con 174 habitaciones, dos restaurantes, un centro de negocios, centro de acondicionamiento físico, spa, alberca y terraza. Estas amenidades buscarán mostrar el glamour y tecnología que representa el nuevo Marruecos en el panorama mundial.

Lee: Los 5 hoteles más futboleros del mundo

Imagen: Lombardini22

El diseño interior estará a cargo de la empresa italiana Eclettico, y su director Igor Rebosio, afirma que el nuevo hotel “marcará un paradigma en el estilo de vida”, pues combinará el estilo de Cristiano Ronaldo, con el lujo de Marruecos, en una atmósfera informal y relajada.

Imagen: Lombardini22

El interior del hotel tendrá toques que nos recuerden al goleador del Juventus, con siluetas anaranjadas que dominan un balón, además de encontrar algunos de sus jerseys de juego y fotografías de sus encuentros. Todo ello, de manera sutil, dando prioridad al confort y lujo, con detalles cuidados y espacios donde predomina el blanco y el crema.

Lee: Las ciudades del mundo más caras para tomar cerveza

Imagen: Lombardini22

Los materiales (como maderas, piedras, telas) serán locales, y los colores claros contrastarán con el arena, para dar mayor referencia al país. Se espera que la construcción termine en los primeros meses de 2020 y no dudamos que tenga una alta demanda en sus primeros meses.

por Víctor Galván