Ryan Mcvay/Getty Images
- Publicidad -

El aire acondicionado del avión suele llegar a temperaturas heladas, y nuestra primera reacción es siempre cerrar el paso del ducto de aire sobre nuestro asiento. Pero, aunque puede reducir la sensación de incomodidad, esta no es la mejor idea.

De acuerdo con el Dr. Mark Gendreau, experto en enfermedades asociadas con los viajes en avión, el sistema de aire acondicionado funciona distinto en las aeronaves, y tiene como objetivo evitar las enfermedades. El flujo de aire no va de un lado al otro del avión, sino que funciona por secciones. “El aire que llega hasta ti suele venir de dos a cinco filas de asientos a tu alrededor”, asegura.

Lee: KLM: la aerolínea que se preocupa por el medio ambiente

- Publicidad -

Lo que sucede es que se generan pequeños circuitos de aire en la aeronave, y así es como funcionan: cada una de estas secciones reciben aire de los ductos ubicados sobre los asientos y este sale del avión por unos pequeños espacios en donde la pared se encuentra con el suelo.

Entonces, el aire acondicionado del avión sale y se combina con el aire del exterior que es succionado hacia el interior. Pero antes de regresar a la cabina, pasa por el sistema HEPA, que limpia el polvo y los microorganismos. Este proceso se da entre 15 y 30 veces por hora, llenando el avión con un 50% de aire limpio.

Man Wong/Unsplash

Este sistema de filtro fue diseñado cuando estaba permitido fumar durante el vuelo y era necesario reducir la cantidad de humo en la cabina. Por eso, HEPA es sumamente efectivo, capaz de remover el 99% del polvo y los microbios, según Gendreau.

Lee: No creerás cuanto dura el vuelo más corto del mundo

Cerrar el ducto provoca que se cree una barrera que no permite que el aire acondicionado del avión siga su circuito regular y no entre aire limpio exterior a la cabina. Y esto sí puede ayudar a que los pasajeros contraigan alguna enfermedad, pues los microbios de cualquier estornudo, por ejemplo, se concentran en la cabina sin quedarse en los filtros de HEPA.

En tu próximo vuelo, recuerda que lo mejor que puedes hacer es llevar un suéter extra y, si aún tienes frío, mover el sentido del ducto para no recibir el aire directamente.