Tomar fotografías es más que apretar un botón. Es capturar el momento y lo que provoca, para después compartirlo. Si eres todo un sibarita, sabrás que los platillos y las bebidas a veces son complicadas de fotografiar. Pero siempre existe un truco para obtener las fotos para postales perfectas que podrás publicar en tu red social favorita.

2. Limpia tu lente

Es una de las sugerencias más básicas y obvias, pero también de las que más pasan desapercibidas. Una vez con el lente limpio podrás capturar imágenes nítidas y comenzar a jugar con la cámara.

3. Sobre la composición

Utiliza lo que tengas al alcance para crear un ambiente alrededor de tu elemento principal. Intenta con servilletas o los tenedores, y no olvides que el fondo es tan importante como el primer plano, ya que puede ensuciar tu imagen o resaltarla.  Otro consejo es que, para crear una composición armónica, procura no centrar al objeto protagonista.

View this post on Instagram

Unas gotitas y ya está.

A post shared by Dulce Fabiola (@dulzirri) on

4. En cuanto a los filtros

Los colores deben de ser lo más reales posibles. Por eso, cuando se trata de comida, lo mejor es evitar los filtros. Si quieres realzar tus fotos, puedes jugar ligeramente con el contraste y la saturación.

 

Experimenta

Solo así podrás descubrir el tipo de fotos que te gustan más. Atrévete a acercar o alejar la lente del plato y de la bebida; e incluso a no capturar el platillo por completo, sino por secciones. Lo importante es experimentar y adquirir práctica.