- Publicidad -

Uno de los grandes atributos de Chile son sus viñedos, únicos en toda América. La tierra que con hermosas colinas y miles de parras que embellecen el Valle de Colchahua, hacen de este terroir, el ambiente perfecto para cosechar uvas únicas que dan cabida a una de las producciones más grandes de vino en todo el continente.

A tan sólo un par de horas desde Santiago podrás llegar a estos pequeños poblados dónde se respira el aroma del campo. Aquí el enfoque principal es la conservación de las parras, así como el desarrollo de modernas y tecnológicas bodegas.

Este Valle y su maravilloso clima ha alojado cientos de bodegas que han tenido desde siempre una actividad netamente agrícola. En nuestro recorrido por esta zona de Chile, conocimos a aquellos productores que han logrado una producción de vinos que ha alcanzado los mejores estándares mundiales.

Viña Santa Cruz

- Publicidad -

Este no sólo es el primer viñedo solar en Chile, también cuenta con atracciones para toda la familia. Aquí podrás degustar de sus vinos al mismo tiempo que recorres sus restaurantes subiendo por un teleférico que muestra las miles de hectáreas que rodean esta propiedad.

Sus líneas de vino están inspiradas en la cultura; Chamán y Gran Chamán representan al hombre sabio, el brujo y ser místico que se conecta con los dioses para saber cómo será el futuro de la tribu y el resultado de sus cosechas.

Viña Neyen

Aquí encontrarás algunas de las parras más antiguas de la región, sin duda es un viñedo con historia, cuyas vides originales -previas a la filoxera y con raíces importadas desde Francia- continúan produciendo fruta de alta calidad año tras año.

Siendo un viñedo con prácticas totalmente orgánicas, esto conduce a suelos saludables y fruta pura. Su principal objetivo es trabajar en sincronía con la rica biodiversidad de su tierra, ayudando a mantener un ecosistema equilibrado.

Viña Maquis

Llegar a esta bodega es un verdadero deleite, el verde de su entorno junto a los dos ríos que corren por la propiedad te da una sensación placentera que se vuelve casi idílica al degustar sus vinos. Estas características tan únicas del terroir permiten que las uvas crezcan en menor tamaño, pero con una alta concentración de sabores y aromas, con taninos muy elegantes.

Esta sin duda será una visita que te dejará con una gran sabor de boca, ya que aquí se produjo el primer ícono Cabernet Franc de Chile.

Viña Veramonte Casablanca

Bajo la idea de que la menor intervención humana da las mejores uvas, en Veramonte sus viñedos son 100% orgánicos. No será de extrañarse que sean las ovejas quienes se encarguen de podar el pasto en primavera y de fungir como un fertilizante natural.

Este viñedo presume de sus suelos vivos al mismo tiempo que recibe continuos reconocimientos por sus producciones únicas. Pasar una tarde en este lugar será una verdadera experiencia, su chef confabula el menú ideal para que cada vino logre capturar toda tu atención.