Tag Heuer revive uno de sus modelos consentidos por los coleccionistas, inspirado en la velocidad.

A 55 años de su concepción, el clásico Autavia –una contracción de “automóvil” y “aviación”– renace tras una carrera que aceleró el pulso cardiaco de los coleccionistas tanto como las legendarias competencias que trazan su historia. El regreso del primer cronógrafo de muñeca animado por un bisel giratorio, diseñado por Jack Heuer en 1962, estuvo precedido por la Autavia Cup que, en 2016, invitó a más de 50,000 aficionados a votar por su modelo favorito, de entre 16 interpretaciones históricas diferentes, del revolucionario reloj. ¿El ganador? El Autavia “Rindt” de 1966, con el que el corredor de Fórmula 1, Jochen Rindt, se sumó a una larga lista de corredores que favorecieron el diseño, práctico y dinámico, de un guardatiempos pensado para pilotos, como Jo Siffert, Mario Andretti, Derek Bell y Emerson Fittipaldi. Fiel al diseño original que presume una esfera negra y tres contadores blancos, la nueva edición presenta pequeñas variaciones que garantizan su relevancia en la relojería contemporánea sin comprometer su carácter nostálgico. tagheuer.com

- Publicidad -