Es bien sabido que la royal couple tiene un gusto especial por África, y es que si bien recordamos este fue el destino que el príncipe Harry visitó después de la muerte de su madre, y ha sido un refugio para él desde hace mucho años.

De hecho al inicio de su noviazgo viajaron a Botswana para celebrar el cumpleaños de Meghan y uno de los tres diamantes que lleva su anillo de compromiso es originario de este país. Además Harry lleva una muy buena relación con varias asociaciones a las que ayuda a conservar la naturaleza y evitar la explotación de este lugar.

Es por eso que la pareja eligió Namibia, África para pasar su luna de miel, fuentes cercanas dicen que estarán viajando por diferentes parte para proteger su privacidad, pero se sabe que podrían haber elegido su estancia en el campamento Meno a Kwena dónde de una manera respetuosa con la naturaleza disfrutaran de la compañía de animales e impresionantes vistas en un ambiente muy privado y claro, lleno de todo lo necesario para la pareja del año.

- Publicidad -

Esto sin duda es una muestra más de su amor por la naturaleza y sobre todo por este destino que sigue siendo su predilecto para ocasiones tan especiales.