Residente lleva música en las venas. En su caso, esta metáfora devenida en cliché se acerca casi a lo literal. El cantante, nacido el 23 de febrero de 1978 en San Juan, descendiente de Gilberto Concepción de Gracia —fundador del Partido Independentista de Puerto Rico—, se sometió a un análisis de ADN mitocondrial y descubrió que tenía ascendencia en Asia, África, Europa y Latinoamérica. Decidió viajar a cada uno de los países en los que tenía algún vínculo hereditario para buscar nuevos sonidos. Así nacieron el documental y disco Residente.

En su travesía logró unir a músicos africanos de tribus enemigas; combinó los cantos chinos con los órganos británicos; principalmente, encontró belleza y similitudes entre los humanos. Así escribió sobre la guerra, aunque también del amor, la naturaleza y hasta de su bebé, Milo.

Esto contrasta con la imagen que algunos le han tratado de atribuir, sin embargo hay que escuchar su discurso completo para entenderlo. “Aunque siempre han tratado de encasillarme, yo nunca lo he hecho. Siempre dicen: ‘la música política que René hace’. No es política, es social. Todo es social, hasta la música de fiesta es social, pero trato de salirme de esa casilla”.

Sí, es cierto y lo dice en su más reciente álbum: Residente trae la revolución en las venas; su lucha va más hacia enaltecer a la gente y si alguien lo duda, que vea la unión de la sociedad ante desastres naturales como el huracán de este año en Puerto Rico o el terremoto en México. “Sí hay esperanza en la humanidad y en que mi país un día va a ser libre.

- Publicidad -

La libertad no tiene que ver con estar en contra de Estados Unidos —que hay gente que tiene esa idea errónea—, no se trata de estar en contra de un sistema económico, de ser comunista o capitalista. Se trata de ser autónomo, independiente; ser dueño de tus cosas, tomar decisiones propias”.

Llegará ese día. Mientras, Residente seguirá llevando brigadas de alimento ante las tragedias en Puerto Rico, seguirá cuestionando y al mismo tiempo creyendo en el mundo, pero, sobre todo, seguirá tirando rimas que pongan a todo el mundo a bailar.