- Publicidad -

Durante años el martes había sido el día favorito de los viajeros. Pues no solo era el mejor día para comprar vuelos, sino que también era el más económico para viajar. Pero en 2018, eso se acabó.

Expedia y ARC (Airlines Reporting Corporation) se unieron en un proyecto para analizar los datos de vuelos. Desde los nacionales hasta los internacionales. Esto con el fin de identificar los patrones de compra. Para  encontrar soluciones y ahorrar al viajar en 2018. Sus resultados han volteado el calendario por completo.

Así descubrieron que el domingo es el mejor día de la semana para reservar un boleto internacional y en clase económica. ¿La mejor combinación? Comprar el domingo para volar un jueves o viernes.

- Publicidad -

Sin embargo, se encontraron ciertas excepciones en vuelos saliendo de Australia, Sri Lanka, Singapur y Tailandia.

Estas son las 10 mejores aerolíneas del mundo

Para los turistas volando en primera clase o business class, la mejor alternativa es comprar el vuelo en sábado o domingo para volar en viernes o domingo.

Resultado de imagen para Aeropuerto

¿Realmente varían los precios?

La diferencia de precios entre el día más caro y el más económico de la semana varía entre 15 y 120% en vuelos internacionales. En ambos casos, reservar con más de 30 días de anticipación se convierte también en un factor determinante.

El estudio también desmintió el mito de las compras de último minuto. Demostraron que casi en todo el mundo, los precios en clase económica tienden a aumentar a medida que se acerca la fecha.

Otras cifras interesantes obtenidas son los mejores meses para volar. Marzo es ideal para comprar boletos a un precio más bajo. Así como febrero es el más económico para hacer un viaje internacional. Mientras que los meses de diciembre y julio tienen los precios más altos.

Para James Marshall, de Expedia, conocer este tipo de información no solo ayuda a tomar las mejores decisiones al viajar. Sino que guía a viajar inteligentemente, obteniendo más con menos. Especialmente en una época en que las comodidades se han vuelto mucho más importantes para los viajeros alrededor del mundo.