- Publicidad -

Si quieres poner tu granito de arena para detener el deterioro del planeta, es momento de reconocer iniciativas como la de este restaurante. Sus platillos se hacen con la comida que los supermercados desperdician a pesar de estar en buen estado.

La situación de los desperdicios de comida es grave. Se dice que con toda la comida que se produce en el mundo, no tendría porque existir hambre. Y es que tan sólo un tercio de la producción de comida en el mundo se desperdicia. Pero gracias a iniciativas como la de este restaurante, las cosas podrían cambiar.

Desperdicios de otros

Bart Roeters es un joven holandés que sentía tristeza y frustración cada vez que veía la pila de comida en buen estado que se desperdiciaba en Albert Heijn. La mayor cadena de supermercados de Holanda, donde era gerente.

- Publicidad -

Cansado de repetir el trago amargo todos los días, pensó qué podía hacer para no tirar tanta comida que aún podía consumirse. Fue así como en 2013, hablando con tres colegas sobre un concurso de la empresa que se les ocurrió. La empresa incentivó a los empleados a presentar iniciativas innovadoras. Fue así como esta gran idea llegó a sus mentes.

Conoce el lado foodie de los políticos

Menú con causa

Como parte del concurso organizado por Alberto Heijn, estos jóvenes abrieron Instock. Un restaurante temporal en el centro de Amstérdam.

¿La magia? Adivinaste. Únicamente se servirían platillos hechos con la comida desperdiciada del supermercado que seguía en buen estado. Su idea los hizo ganadores del concurso. Así con el apoyo financiero de la cadena de supermercados, empezaron a recolectar comida en buen estado. Incluso recolectaban la comida en un coche eléctrico.

Casi cinco años más tarde, estos tres emprendedores se dedican a administrar y operar Instock de tiempo completo. Actualmente recolectan comida de más de 160 tiendas Albert Heijn, por todo Holanda. Además de que ya cuentan con tres exitosos restaurantes en las ciudades de Amstérdam, Hague y Utrecht.

Los tres restaurantes están abiertos de manera permanente. También tienen una plataforma online, a través de la cual venden comida que el supermercado. También dirigen un programa escolar que enseña a los niños a aprovechar la comida y no desperdiciarla.

Sin duda, es una iniciativa que se debería aplicar en todo el mundo, esperamos que pronto se pueda extender a otros países.