- Publicidad -

Tal vez no lo recuerdes, pero alguna vez el pasado fue supersónico. Un avión llamado el Concorde surcaba los cielos del mundo superando la velocidad del sonido a una altura en la que difícilmente había turbulencias. El vuelo de Nueva York a Londres —habitualmente de 6 horas— se realizaba en solo 3.5 horas; y el de Londres a Singapur —habitualmente de 17 horas— tan solo en 7.

Pero un día lo supersónico desapareció y en su lugar quedó la nostalgia de una tecnología que nos permitiría viajar más rápido, más seguros y con mayor frecuencia.

Bien, pues ahora Blake Scholl, el CEO de Boom Supersonic, promete que su compañía traerá los viajes a la velocidad del sonido de vuelta al planeta Tierra por medio de una flotilla de 2,000 jets capaces de conectar cientos de ciudades a precios no mayores a los que pagamos hoy por boletos de primera clase.

- Publicidad -

La compañía con base en Denver, Estados Unidos, ha desarrollado ya el prototipo del jet de 55 plazas que alcanzará una velocidad de 2,333 km/h, 160 km/h más veloz que el Concorde. Según Scholl la compañía podría empezar a ofrecer sus servicios para el año 2025.

Virgin Atlantic, Japan Airlines y otras dos aerolíneas que permanecen en el anonimato, han manifestado ya su interés por adquirir los jets de Boom Supersonic.

El empresario ha declarado que el precio de lanzamiento sería similar al de los boletos de primera clase, pero que confía que en poco a poco bajarían hasta ser asequibles para todo el mundo.

Maravilloso. Por cierto, Blake: no olvides un buen Wifi a bordo.

por Eduardo Scheffler