Austin prohibe a los restaurantes tirar sobras de comida

Los restaurantes en Austin, Texas tendrán una nueva regla a seguir. En los últimos meses las medidas que distintas ciudades alrededor del mundo están implementando para disminuir su impacto en el medio ambiente y hacer un mejor uso de los recursos de la tierra. Desde prohibir los popotes y las bolsas de plástico hasta hacer obligatoria la separación de desechos orgánicos e inorgánicos, las acciones cada vez son más contundentes.

La iniciativa más reciente es del gobierno de aquella ciudad, donde a partir de esta semana, la Ordenanza Universal de Reciclaje de Austin declaró que cualquier negocio que tenga permitido vender alimentos debe impedir que sus desperdicios orgánicos, como alimentos y papel sucio, lleguen a los rellenos sanitarios.

Medidas a seguir

Para lograrlo, la Extensión de Recuperación de Recursos de Austin se comprometió a apoyar a cada negocio a encontrar una opción económica para deshacerse apropiadamente de estos desperdicios, con soluciones como donación de restos de comida a granjas locales, compostaje y otras alternativas personalizadas. Además, los propietarios de cada establecimiento deben trabajar en un plan anual de desecho responsable. Tanto ellos como sus empleados recibirán capacitación para tomar decisiones acertadas en esta materia.

- Publicidad -

La ciudad está comprometida a ayudar a compañías grandes y pequeñas a encontrar soluciones económicas y establecer programas de desviación para asegurar que a la comida y otros productos orgánicos se les dé el mejor uso posible, de una forma que cumpla con los requisitos de la Ordenanza”, comentó al respecto Sam Angoori, director interino del departamento de Recuperación de Recursos de Austin.

Según datos publicados por la Ordenanza, de todo el material que llega a los rellenos sanitarios de la ciudad, el 37% es orgánico y pudo haberse utilizado de manera más consciente y eficiente, mediante composta, recolectores privados y donaciones. Con esta nueva iniciativa y otras que están por venir, se planea que Austin sea un lugar Zero Waste para 2040.