Se trata de la exposición “Claude Monet” recientemente inaugurada en el museo Albertina, de la ciudad de Viena en Austria, que reúne la obra más importante del artista del impresionismo en el mundo.

Hasta el 6 de enero tendrás la oportunidad de ver la obra de Monet (1840–1926) desde sus inicios hasta su muerte, a través de 100 pinturas y que incluyen importantes piezas en préstamo de más de 40 museos internacionales y colecciones privadas como: la del Museo de Orsay en París, el Museo de Bellas Artes de Boston, la Galería Nacional de Londres, el Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio y El Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú.

- Publicidad -

Esta retrospectiva expone el desarrollo de Monet desde el realismo al impresionismo, y a un modo de pintura donde los colores y la luz se separan gradualmente. Un ejemplo de ello se puede encontrar en la pintura de la colección Batliner, The Water-Lily Pond, que es uno de sus primeros trabajos.

Lee: 4 murales que puedes disfrutar en el Museo de Antropología

Otra de las piezas importantes de esta exposición es On the Boat, que Monet pintó en el agua en 1887; y que pertenece al Museo Nacional de Arte Occidental en Tokio. También está Boulevard des Capucines (1873), que es una vista de la zona comercial más concurrida de París, y Grainstack in Sunlight (1891), que Kandinsky vio en una exposición y quedó influenciado por la naturaleza del color.

Train in the Snow or The Locomotive, 1875 (oil on canvas)
Monet, Claude (1840-1926)

También destaca como Monet hizo del río Sena su hogar y su inspiración, tanto en términos de sus diversas residencias como de su barco de estudio, desde donde buscaba capturar la naturaleza y la vida del río. Así, a través de este momento en la vida del artista, se pueden ver varias pinturas que nos narran esta etapa como Setting Sun on the Seine at Lavacourt, The Seina, y Morning in the Seine, Near Giverny.

Lee: 5 museos al aire libre que te cautivarán

El museo Albertina abre todos los días de 10 a 18 horas, y miércoles y viernes hasta las 21 horas. La entrada general es de 16 euros. Después de observar esta exposición puedes tomar un café en su restaurante acompañado de una tarta de pastel Sacher o su clásico Strudel.

Por Jessica Servín