Aunque parezca difícil de creer, resulta que la ley permite que ningún miembro de la Realeza Británica utilice cinturón de seguridad.

Después del aparatoso accidente que sufrió hace unos días el marido de la Reina, o luego del fatal accidente automovilístico que costó la vida a Lady Di, resulta un tanto imposible de creer que esta medida que atenta contra las leyes básicas de vialidad sea permitida para ellos.

A pesar de todos los antecedentes, la gran razón de esta permisión es por seguridad, sí, por seguridad de los miembros de la Realeza. El ex oficial de protección de la realeza, Simon Morgan, explica por qué.

- Publicidad -

Lee: Así fue como Meghan Markle aprendió a hablar perfectamente español

“Una entrada o salida rápida a un vehículo es más fácil si la gente no tiene el cinturón de seguridad puesto”, dijo al sitio inglés Hello.

Además de esa consideración, Morgan explica que también tiene que ver la preferencia del royal en cuestión y hasta de su imagen. Según dio a entender el ex oficial de protección, si por ejemplo William o Harry van de esmoquin, no se ve también que lleven el cinturón puesto. Y lo mismo pasaría con un vestido de gala de Meghan o Kate.

La ley británica estipula que los miembros de la Familia Real quedan exentos de ponerse el cinturón cuando “una persona [está] involucrada en una procesión organizada por o en nombre de la Corona o que se lleva a cabo comúnmente o habitualmente”.

La ley también perdona en caso de que el vehículo no cuente con un cinturón, como es el caso de los autos clásicos, de los cuales los royals tienen varios modelos.