Ananya Bilimale/Unsplash
- Publicidad -

El gobierno de China decidió cerrar el campamento base del Everest para los turistas, debido a la cantidad de basura abandonada en el lugar. Ahora, solo podrán visitarlo aquellos que obtengan uno de los 300 permisos anuales para escalar la montaña.

En los últimos años, esta base se convirtió en un punto popular para viajeros de todo el mundo, y es que su sencillo acceso (se puede llegar caminando o en coche) facilitó que cualquier persona, sin importar su interés por escalar, pudiera pasar aquí unos días y, así, tachar al Monte Everest de su lista.

Lee: Montañas de México que debes subir alguna vez en la vida

- Publicidad -

De acuerdo con la Asociación de Montañismo de China, en 2015 (el año más reciente del que se tiene registro) 40,000 personas llegaron a este campamento. Y esta popularidad trajo consigo un grave problema: el lugar se llenó de basura. Hace un año, en la primavera del 2018, tres organizaciones recogieron 8000 kg de residuos, en los que había una gran cantidad de contenedores de plástico y equipo de alpinismo –nada de lo encontrado es biodegradable.

Michael Clarke/Unsplash

Tras meses de discusión, las autoridades chinas decidieron limitar la entrada para poder lidiar con el problema de basura y eliminar todos los restos que quedan. Además, el programa de limpieza se extenderá a recuperar los cuerpos congelados de aquellos que no lograron llegar a la punta del Everest –casi todos ubicados en la llamada ‘zona de la muerte’, una sección extrema en donde la cantidad de oxígeno es un tercio de lo habitual y la aclimatación es casi imposible. Algunos de los cuerpos llevan ahí décadas y se han convertido, incluso, en referencias para los alpinistas. Pero llegó la hora de rescatarlos al fin.

Ahora, quienes quieran vivir la experiencia del Everest podrán hacerlo a través de dos alternativas. La primera es llegar al campamento base del lado de Nepal, que toma 10 días de excursión. La otra es visitar el Monasterio de Rongbuk, rodeado por las icónicas banderas de colores y con vistas panorámicas al monte.