- Publicidad -

Los duques de Sussex, Meghan y Harry, anunciaron que su primer hijo nacerá en abril de este año. Existe mucha información alrededor del tan esperado bebé, tanto como que Meghan realizó un glamuroso Baby Shower en Nueva York, como detalles sobre la alimentación tan específica que debe de llevar el recién nacido y lo que el infante podrá comer o no.

Incluirá manzanas y peras

Específicamente provenientes de la finca de la reina en Sandringham, Inglaterra. Estas frutas siempre estarán presentes, ya que es una tradición real y saludable. El chef de la realeza, Darren McGrady, cocerá al vapor los ingredientes para machacarlos y molerlos hasta convertirlos en un puré muy suave para asegurar que ningún pedazo quede completo. ¡Todo para la seguridad del bebé!

- Publicidad -

Lee: Este será el primer viaje del bebé de Meghan y Harry

La comida empaquetada está prohibida

De hecho, McGrady asegura que en general la comida empaquetada nunca está presente en el palacio real. Pero, por si acaso, dos cocineros siempre estarán a cargo de hacer puré para alimentar al bebé. Cada uno se dedicará a una papilla diferente: ya sea de origen animal o vegetal.

Únicamente comerá alimentos orgánicos

Cuando el bebé esté listo para comer alimentos sólidos solamente podrá comer ingredientes orgánicos. Esta regla se la deben a Carlos de Gales, quien ha apoya la agricultura orgánica.

El dato curioso

En siglos pasados las madres de la corona inglesa contrataban mujeres que podían amamantar a sus bebés, ya que así las reinas eran libres de cumplir sus obligaciones reales, además de que no era “propio”. Curiosamente, las personas que eran contratadas tenían prohibido comer ajo y especias, ya que “alteraban el sabor del alimento”. Sin embargo cuando la reina Elizabeth nació en 1926, ella sí fue amamantada por su madre, así que ella también decidió hacerlo, tal y como Meghan y Harry lo harán.