Tyler Lastovich/Unsplash
- Publicidad -

No es ningún secreto que un viaje a la playa es sumamente relajante. El pasar el día bajo el sol, sintiendo la arena en los pies, nadando en el mar y descansando con una piña colada bajo la sombra de las palmeras es la definición de tranquilidad. Sin embargo, este estado tiene una explicación detrás: de acuerdo con la ciencia, visitar el mar con frecuencia reduce los niveles de estrés en el cuerpo, estimula la circulación de la sangre y fortalece la salud mental.

Estas son las cinco razones científicas por las que tienes que correr a la playa ya.

Ant Rozetsky/Unsplash

Adiós al estrés

El último estudio de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, estudió la correlación entre la posibilidad de ver el mar con frecuencia y los niveles de ansiedad. Así, demostró que la postal marina reduce los estímulos en el cerebro y, por lo tanto, promueve la relajación mental.

Buena memoria

- Publicidad -

Un estudio más, del biólogo Wallace J. Nichols, demostró que visitar el mar con frecuencia ayuda a fortalecer la memoria. Y en esto, mucho tiene que ver el que, al estar en la playa, descansamos del celular y vivimos una especie de detox digital que consigue que el cerebro descanse y se reinicie.

Lee: Este es el número exacto de días que deberían durar tus próximas vacaciones

El color favorito

Según Nichols, el azul es el color favorito del 42% de los hombres y del 35% de las mujeres, y todos ellos le otorgan un sentimiento de calma. Y es que al ser el color del agua y del cielo, el azul se asocia con la naturaleza y, por lo tanto, con las vacaciones y el descanso de la ciudad.

Ruido blanco

El ruido blanco es un tipo de sonido constante y uniforme que estimula al oído y lleva toda la atención a lo que se está escuchando. Por eso, este tipo de ruido es perfecto para dormir y descansar. Las olas del mar ofrecen un sonido muy similar, capaz de calmarnos con tan solo detenernos a escuchar durante unos minutos.

Lee: Esta es la playa secreta en Puerto Vallarta que deberías visitar

El calor de la arena

Cada vez más, los spas incluyen un circuito de hidroterapia para estimular la circulación de la sangre y la relajación de los músculos con cambios drásticos de clima. Esto sucede de forma natural al caminar por la arena hirviendo para llegar al helado mar.