- Publicidad -

Un alcohol que no provoca cruda. Así es el invento que el científico inglés y profesor en neurofarmacología, David Nutt acaba de realizar. Se trata del Alcosynth o Alcarelle, un sustituto sintético del alcohol. Sorprendentemente ofrece todos los efectos de la bebida para socializar y relajarse, sin causar dolores de cabeza al día siguiente.

A nivel cerebral, el alcohol convencional genera efectos en neurotransmisores como el GABA, encargado de regular la ansiedad y los problemas para dormir. Por eso, una copita -o dos- relaja y desinhibe a quien la consume. Sin embargo, también deshidrata y es difícil de metabolizar, de ahí que tenga repercusiones negativas en el hígado, e incluso el corazón. Debido a su gran conocimiento sobre el cerebro, David logró encontrar un componente que estimula justo los neurotransmisores necesarios para la diversión y que no cae pesado al cuerpo.

Lee: La bebida que estará de moda esta primavera

- Publicidad -

Él mismo, junto con su equipo, ha probado los resultados. “Sabe muy bien en cócteles como los mojitos y Tom Collins”. La bebida aún debe de pasar por pruebas de seguridad, sin embargo y hasta el momento David Nutt ya ha patentado hasta 90 componentes del Alcosynth. La idea es que el Alcosynth o Alcarelle sean accesibles para todos en el 2050 y que se encuentren en el mismo pasillo o anaquel que los destilados, las cervezas y el vino.