- Publicidad -

Los viajeros no tenemos ninguna opinión sobre el aspecto de nuestros pasaportes. Empezando por lo difícil que es tomarnos una foto halagadora, no podemos elegir el estilo de las páginas estampadas y no tenemos voz ni voto al elegir el color de la cubierta de esta importante identificación personal. En ese último punto, Business Insider explicó recientemente la razón por la que los pasaportes solo vienen en tonos rojos, azules, verdes y negro.

Sorprendentemente, el color de tu pasaporte no sigue un sistema estricto de categorización por país, aunque eso no quiere decir que los colores sean totalmente aleatorios, tampoco. “La mayoría de los pasaportes del mundo se basan en los colores primarios azul y rojo”, dijo Passport Index, Vicepresidente de marketing Hrant Boghossian. Aunque existe una enorme variación en los tonos.

Si bien la geografía, la política e incluso la religión entran en juego cuando un país selecciona la cobertura de su pasaporte, no hay pautas ni regulaciones que determinen el color de estos documentos nacionales.

- Publicidad -

Lee: Estás a punto de no necesitar (nunca más) tener un pasaporte para viajar

Entonces, ¿qué podemos inferir sobre el color del pasaporte? Boghossian dice que es una cuestión de identidad nacional.

Pasaportes rojos

Los pasaportes de tonos borgoña son utilizados por miembros de la Unión Europea (sin contar Croacia), y los países interesados ​​en unirse (por ejemplo: Turquía) han cambiado los colores de sus pasaportes para que coincidan. The Economist llamó este acto como un “ejercicio de marca”. La Comunidad Andina (también conocida por las ambiciones anteriores de la UE) de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú también tiene pasaportes de color burdeos. El pasaporte suizo por otro lado, es obvio que coincide con su bandera.

Pasaportes azules

Boghossian le dijo a Business Insider que los estados del Caribe suelen usar el azul, aunque también es común en el “Nuevo Mundo”. Vox señaló que la unión aduanera de Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, conocida como Mercosur, todos cuentan con pasaportes azules (excepto Venezuela, que todavía tiene un pasaporte rojo de su época en la Comunidad Andina).

El pasaporte de los Estados Unidos, sin embargo, solo se convirtió en azul marino en 1976, para igualar la sombra que se encuentra en la bandera estadounidense. ¿Antes de que?   “Creemos que los primeros documentos de viaje en los EE. UU. fueron rojos”, dijo Boghossian a Travel + Leisure. Los pasaportes verdes se usaron en la década de 1930, seguidos de los de color burdeos, y los pasaportes negros en la década de 1970 “.

Pasaportes verdes

“La mayoría de los estados islámicos usan pasaportes verdes debido a la importancia del color en su religión”, compartió Boghossian con Business Insider. Los miembros de la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados del África Occidental), incluidos Níger y Senegal, también utilizan variaciones del verde. Aunque esta teoría no aplica en el pasaporte mexicano, se puede inferir en que es uno de los colores de nuestra bandera.

Lee: Estos son los pasaportes más poderosos del mundo

Pasaportes negros

Aquí hay otra interpretación, mucho más práctica, para seleccionar los colores del pasaporte. Los colores oscuros (incluso los tonos profundos de azul y rojo) muestran menos suciedad y tienden a parecer más oficiales. Los ejemplos incluyen la República de Botswana, Zambia y Nueva Zelanda, aunque para esta última, el negro también se considera uno de los colores nacionales del país.

En última instancia, puede inferir sobre el color todo lo que queramos, pero los pasaportes representan algo mucho más grande que sólo lazos geopolíticos y económicos. “Olvidamos que [los pasaportes] pertenecen a las personas. Para algunos, son una barrera. Para otros, un derecho de entrada”, dijo Boghossian a Travel + Leisure.