iStock
- Publicidad -

Es bien sabido que algunos pasaportes son más poderosos que otros. Tomemos, por ejemplo, el pasaporte japonés, una de las herramientas de ingreso global más poderosas en la Tierra. Los poseedores de pasaportes japoneses pueden visitar 189 países de todo el mundo sin necesidad de una visa.

Y aunque poder visitar más países es genial, lo que puede ser aún más genial es ser portador del pasaporte más exclusivo del mundo: la Orden Soberana y Militar de Malta.

Según The Independent, la orden católica, que tuvo su soberanía reconocida por el Papa Pascual en 1113, alberga el pasaporte más raro del mundo. De hecho, solo 500 de estos pasaportes están en circulación en todo el mundo en este momento, según la Orden.

- Publicidad -

Los pasaportes diplomáticos, según la Orden Soberana de Malta, se otorgan solo a “los miembros del Consejo Soberano (el gobierno), a los jefes y miembros de sus Misiones Diplomáticas (así como a su consorte y sus hijos menores de edad), y – con muy pocas excepciones: a los altos cargos a cargo de una misión especial dentro de la Orden de Malta “.

Lee: Lo que realmente significa el color de tu pasaporte

Los pasaportes sólo son válidos por cuatro años y están estrictamente vinculados a la duración de la misión que se les asigna.

Sin embargo, hay algunos países que no aceptan el pasaporte como una forma válida de identificación para viajar. El Reino Unido, los Estados Unidos y Nueva Zelanda no permiten el pasaporte, según News.com, junto con países con reglas de pasaporte similares.

Actualmente, la Soberana Orden de Malta está activa en 120 países, donde ayuda a atender a las personas necesitadas a través de sus trabajos médicos, sociales y humanitarios. La Orden está especialmente involucrada en ayudar a las personas que viven en medio de conflictos armados y desastres naturales.

Lee: Increíbles países que puedes visitar sin visa

Además, como la Orden señaló en su sitio, “Es neutral, imparcial y apolítica”. Como lo explicó The Independent, la orden actualmente está compuesta por más de 13,500 caballeros, damas y capellanes, junto con 80,000 voluntarios permanentes y 25,000 empleados, por lo que la obtención de uno de esos 500 pasaportes codiciados es incluso rara entre esta limitada multitud.