Talen Croix/Unsplash
- Publicidad -

Estar en un país extranjero y no encontrar una red de wifi se ha convertido en sinónimo de ansiedad. Revisar nuestras redes antes de dormir es parte de nuestra rutina y dedicar unas horas de nuestro viaje a editar las fotos que vamos a publicar ya es lo normal. En una época de profunda conexión digital, alejarnos del internet por unas horas se ha convertido en una experiencia que cada vez apreciamos más.

Es tal la necesidad de volver a experimentar el mundo sin una pantalla de por medio -sin mayor distracción que lo que vemos, escuchamos y olemos- que ha surgido una nueva tendencia en los viajes: el detox digital.

La absoluta desconexión ofrece, no una visión negativa hacia la tecnología, sino un descanso temporal que nos lleva a vivir en el presente; a disfrutar un viaje con todos los sentidos y crear recuerdos que serán solo nuestros. Y por eso, aunque podríamos asociarlo con destinos remotos en donde no llega la señal, la realidad es que el detox digital no necesita un aislamiento físico, sino solo dejar atrás al celular.

- Publicidad -

Lee: Los mejores destinos para viajar sin celular

Helena Sollie/Unsplash

Es tan sencillo de lograr, que las ciudades más conectadas del mundo han sido las primeras en buscar huecos en sus propios sistemas y, cada vez más, los hoteles ofrecen a los huéspedes experiencias en donde lo primordial sea experimentar por completo el entorno que los rodea, convertido, aunque sea por un momento, en la única realidad.

En Las Vegas, una ciudad en donde ignorar las pantallas parecería una utopía, el Mandarin Oriental ofrece un fin de semana de completo aislamiento digital. En el Digital Detox Weekend Retreat, el huésped selecciona momentos específicos para desconectarse por completo, dedicando el tiempo a disfrutar la compañía durante la cena, o pasar una tarde a solas en el spa.

En muy parecidas condiciones, el Kimpton Hotel Mónaco de Chicago tiene un Black Out Digital Detox, a través del cual los viajeros son recibidos con una botella de vino, un baño en tina y ese libro que llevaban algún tiempo queriendo devorar.

Andi Seh/Unsplash

Manuel Marcos, buzo profesional especializado en crear excursiones hasta los puntos en donde no llega la señal, ha sido testigo de la creciente demanda de este tipo de experiencias. Pero cree que, para que en realidad funcionen, los personas debemos alcanzar, también, una desconexión del apego a los aparatos. Es decir, aprender a calmar esa urgencia incontrolable de voltear a ver el celular. Y, para lograr el detox digital, son necesarias aquellas experiencias que generan una inmersión absoluta en la realidad.

El Four Seasons Resort Costa Rica, en Liberia, ofrece diferentes programas de detox centrados en explorar los alrededores del hotel, adentrándose de lleno en la cultura local y dejando a un lado todo aparato digital. Aquí, las expediciones y la práctica de deportes en la naturaleza se convierten en herramientas para disfrutar el presente, aceptando que este es el único momento que importa pues, como dice Manuel, “es el único instante real”.

Lee: 10 cosas por hacer si viajas a Costa Rica

A través de sus distintos viajes de buceo -en los que ha visto la manera en que la dependencia digital puede arruinar una experiencia en su totalidad- ha creado una especie de lista de conocimientos que comparte con sus clientes antes de aventurarse hacia el mar.

Anne Duaban/Unsplash

El primero es aceptar que ninguna llamada, mensaje o alerta ayudarían a mejorar el momento que están viviendo. “Sin importar con quién lo quieran compartir, hay algo especial en un instante presente disfrutado sin interrupciones. Transmitirlo después se vuelve más gratificante, porque se disfrutó en su totalidad”.

También considera esencial aceptar el silencio ininterrumpido y descubrir el verdadero ritmo del tiempo. “Cuando no estamos pendientes de lo que pasa fuera de la realidad presente en la que vivimos, descubrimos que tenemos mucho más tiempo para invertir en nosotros mismos y en nuestros pensamientos”.

Lee: 5 lugares en París que sólo los locales conocen

Es esta misma idea la que ha llevado al hotel Westin Paris-Vendôme, en la capital francesa, a crear un tipo de hospedaje para olvidar, por unas horas, la conexión digital. La experiencia, que inicia una vez que el huésped deja su celular en el front desk, incluye un tratamiento en el spa multisensorial y una guía que lleva a conocer los parques y jardines de la ciudad.

Paul Dufour/Unsplash

Y ahí, al salir a explorar una realidad que no conocemos a profundidad, llega un consejo más de Manuel. “Un lugar se conoce mejor a partir de las emociones que nos provoca. Hay que salir a respirar, sentir el calor de los rayos de sol y no dejar de voltear alrededor, para no perdernos ni un detalle”.

Del otro lado del mundo, en Nueva York, The James Nomad Hotel invita a sus huéspedes a vivir así el presente. El paquete de detox digital ofrece descuentos sobre el hospedaje para aquellos viajeros que decidan pasar su estadía alejados de cualquier pantalla y, dejando el celular guardado, se aventuren a salir a caminar, perderse e interactuar con la ciudad.

Y es aquí que reside el que, para Manuel, es el secreto del detox digital. “Perder esa necesidad de buscar siempre una red de conexión, pasar un día entero sin esperar alguna notificación o tener una plática fluida sin ninguna interrupción se convierten en placeres comunes capaces de darnos la mayor sensación de libertad”.