- Publicidad -

La aventura no conoce fin. Para los viajeros que aman explorar cada destino que visitan saben que apenas conquistada una nueva cima, en el horizonte se dibuja el próximo desafío. Para ellos, Montblanc tiene la fragancia perfecta.

Tras los perfumes Legend y Emblem, Montblanc imagina en 2019 un nuevo capítulo en el que se rinde homenaje a un tema querido por la Maison: la exploración.

Montblanc EXPLORER refleja parte de la filosofía de la marca: desde el siglo pasado, la Casa acompaña a los viajeros de largas distancias con sus estilográficas que jamás pierden tinta, independientemente de las situaciones caóticas de la ruta o de la vida. Y es que estos artesanos precursores cultivan una cualidad indispensable a ojos de los pioneros: la fiabilidad.

- Publicidad -

Lee: Guía de regalos para el papá viajero

Para componer Montblanc EXPLORER, tres talentos excepcionales de Givaudan asociaron sus expertos conocimientos: Jordi Fernández, Antoine Maisondieu y Olivier Pescheux. Cada uno le aportó al perfume su maestría sobre un ingrediente y sus emociones de “nariz viajero” en este ejercicio singular de escritura a seis manos. Juntos elaboraron una pirámide olfativa innovadora que invita a realizar una auténtica expedición entorno a los aromas más exquisitos.

Montblanc también comparte valores comunes con los exploradores, como el deseo de conquistar cumbres, desafiar las convenciones o explorar los límites de todos los rincones del globo. Del sur de África hasta Haití, pasando por Italia, Alemania e Indonesia, Montblanc EXPLORER invita los exploradores a un viaje fantástico para descubrir las materias primas más singulares y métodos de fabricación que combinan procedimientos artesanales con alta tecnología.

Por último, el frasco evoca los dos hemisferios terrestres, una referencia a los muchos horizontes encontrados durante esta expedición olfativa. Elaborado en grueso vidrio, sus formas esféricas dibujan una solidez atemporal. En su fondo, como un tesoro mítico, reposa el emblema de Montblanc que representa las seis glaciares de las más altas cimas de Europa.