- Publicidad -

Cuando se trata de hacer ejercicio, un entrenamiento matutino tiene sus ventajas. Si cambias tu entrenamiento a las primeras horas del día, obtendrás varios beneficios con estas simples estrategias.

Está comprobado que con las rutinas matutinas tienes probabilidades mucho más altas de mantenerte en forma y no morir en el intento. Puede resultar difícil de creer, ya que despertar temprano no es una de las cualidades más comunes de los seres humanos. Pero una vez que lo haces un hábito, será la mejor decisión que pudiste tomar y tu cuerpo te lo agradecerá eternamente.

A todo esto ¿cómo se logra adquirir este hábito? Con la experiencia de Newton en el ámbito deportivo y sus atletas expertos aprendimos algunos de sus consejos favoritos para hacer de la mañana tu hora preferida para hacer ejercicio. Lee y prepárate para programar tu alarma unas horas antes de lo habitual.

Asegúrate de haber tenido una buena noche de sueño 

- Publicidad -

Esto debería ser obvio, pero si no acumulas el sueño que necesitas, no tendrás ganas de levantarte por la mañana, y mucho menos hacer un entrenamiento matutino. Si bien debes dormir de siete a ocho horas diarias, hacer el cambio de la noche a la mañana no siempre es fácil, por eso se recomienda que comiences agregando 30 minutos de sueño a la vez. Podrías comenzar con esa rutina nocturna para dormir. Incluso si te acuestas tranquilamente en la cama y respiras profundamente o meditas hasta que te duermas, puede ayudarte.

Lee: Cómo seguir haciendo ejercicio mientras viajas

Mejora tu calidad de sueño  

No es solo la cantidad de sueño lo que importa; la calidad también lo es. Una regla que puedes aplicar es apagar todos tus dispositivos electrónicos de 30 a 60 minutos antes de acostarte. Durante este tiempo, abandona el uso de teléfonos, computadoras y dispositivos que emitan luz.

Tente paciencia  

¿Qué tan atractivo suena despertarse una hora antes para hacer ejercicio? Probablemente no mucho. Sin embargo, ¿podrías despertarte 15 minutos antes y hacer un entrenamiento rápido? Probablemente. Acostúmbrate a hacer esto durante una o dos semanas antes de aumentar nuevamente tu tiempo de despertar 15 minutos antes. Repite hasta que tengas suficiente tiempo para registrar el ejercicio que deseas. El progreso lento te ayudará a adaptarte mejor.

Lee: Ya puedes tomar una clase de pilates con mini pigs

Prepara tus cosas por la noche 

Prepara tu ropa de entrenamiento, tu bolsa o mochila del gym y todo lo que necesites para tu entrenamiento matutino la noche anterior. Deja tus Newton afuera para que sea lo primero que toquen tus pies al despertar.

Pon la alarma lejos de tu cama 

Dejar el despertador al lado de tu cama, significa que será muy fácil presionar el botón de snooze o simplemente apagar la alarma y quedarte dormido. Pero si lo colocas al otro lado de la habitación, tendrás que levantarte para apagarla. El beneficio extra de hacer esto es que si tu teléfono es tu alarma, te ayudará a mantenerte lejos de tu teléfono a altas horas de la noche.

Un poco de cafeína  

Permiso otorgado para tomar una taza de café antes de hacer ejercicio, siempre y cuando se limite con una porción de ocho onzas y evite los complementos poco saludables como la crema, el azúcar de caña y los edulcorantes artificiales. De hecho, los estudios incluso sugieren que la cafeína puede ayudar al rendimiento físico.