Júpiter, la luna y la estrella roja Antares formarán un triángulo celeste el 15 de junio. | Foto: A. Fazekas
- Publicidad -

Con estos fenómenos astronómicos también vendrán vistas impresionantes. Todavía estás a tiempo de agregar estos eventos en el calendario, ¡que no se te pasen!

15 de junio: Júpiter en triángulo

Se espera que después del atardecer del día 15 se observe la luna gibosa creciente. Habrá una formación que deje ver a Júpiter y la estrella Antares.
Esta estrella es la más resplandeciente de la constelación de Escorpio. La noche siguiente, la luna estará casi llena y se ubicará al otro lado de Júpiter.
Todo esto provocará a lo que los astrónomos llaman, arco celeste.

16 de junio: Venus y Aldebarán

El 16 de junio, observa a Venus cerca de la estrella Aldebarán. | Foto: A. Fazekas

Aldaberán es el ‘ojo’ de la constelación Tauro, y brillará junto a Venus. La recomendación de Andrew Fazekas, corresponsal de National Geographic, es que te ubiques en una zona con cielo despejado.

- Publicidad -

La visión perfecta estará situada en el horizonte oriental y se podrá observar aproximadamente 45 minutos antes del amanecer local.

 Leer más: Destinos para disfrutar el verano

18 de junio: Mercurio y Marte

El 18 de junio, Mercurio y Marte parecerán estar muy cerca en el cielo. | Foto: A. Fazekas

Hacia el oeste, después del atardecer, habrá un encuentro entre Mercurio y Marte. Lo asombroso es que su separación será apenas de medio grado. Este será el encuentro más cercano de estos planetas.

Marte brilla aproximadamente cinco veces más que Mercurio, así que es difícil lograr visualizar el planeta. Gracias a su cercanía, Mercurio será más visible.

21 de junio: solsticio de verano

Solsticio de verano

El verano comenzará oficialmente a las 15:54 UTC del 21 de junio en el hemisferio norte. Durante esta estación, el eje septentrional de la Tierra, se inclina mínimamente hacia el sol. Aquello provoca que el hemisferio norte reciba más luz solar directa y la temperatura sube.

De manera contraria, el hemisferio sur padece los efectos inversos.El solsticio de junio indica que el invierno ya llegó.

Durante algunos días después, parecerá que el sol sale por el mismo lugar del horizonte. De ahí el origen de la palabra “solsticio”, que significa el sol está estático en latín. A partir de éste, los días empezarán a acortarse en el hemisferio norte y a alargarse en el sur.

Lee más: Este es el mejor mes para viajar a Dallas

23 de junio: Mercurio en su mejor momento

El 23 de junio será el día que más fácilmente se podrá ver a Mercurio. | Foto: A. Fazekas

Como Mercurio nunca se aleja mucho del sol, suele ser difícil observarlo sin equipos especiales.

En junio, Mercurio se alejará del sol e irá ascendiendo hacia el atardecer. Este día alcanzará su distancia máxima respecto al sol, para posteriormente reincorporar su lejanía habitual.

Se recomienda utilizar binoculares para observar la parte baja del cielo occidental. La cita será 20 minutos antes del atardecer. Se verá como un pequeño objeto tenue y de aspecto estelar. Después, debería ser fácil observarlo a simple vista.

30 de junio: la luna y Aldebarán

La luna creciente ayudará a los observadores a encontrar la estrella Aldebarán en los cielos previos al amanecer del 30 de junio. | Foto: A. Fazekas

Aldebarán volverá, esta vez para ‘seguir’ a la Luna, que estará ubicada a sólo tres grados de distancia. Para que te imagines, esta medida equivale al ancho de tres dedos del medio.

La cita comienza antes del amanecer, Tauro saldrá sobre el horizonte oriental una hora después.