7 errores que cometes cada mañana y arruinan tu día

La magia de la rutina de la mañana diaria, es que no importa cuán monótono sea, para todos es diferente. Desde revisar redes sociales al despertar, salir a ejercitarse o incluso sentarse a beber una taza de café todas las mañanas.

Debido a la inmensidad de tareas que hay que hacer antes de salir de casa, es probable que estés cometiendo algún error que puede entorpecer tu día. Incluso, arruinarlo. Es por eso que te traemos la lista de los errores que debes evitar para no arruinar tu día.

Estas actividades fueron revisada por científicos y otros expertos que aseguran que hacer estas cosas (o al menos la mayoría) pueden perjudicar tu día. Empezando desde el primer segundo del día.

1. Aplazar la alarma

De acuerdo, tal vez crees que es sólo pasa una vez pero sabemos que realmente es diario. A veces el letargo sigue, y parece no acabar, pero te recomendamos que mejor resistas a la tentación y facilidad de posponer alarma.

Tu bien sabes que esos 5 minutitos más se vuelven media hora. Te preguntarás ¿por qué? Bueno, pues aunque parezca que vuelves a vivir una novela, la realidad es que esos 5 minutos no alcanzan para completar ni un ciclo de sueño. Esto hará que despiertes con la sensación de poco descanso.

Lo que te recomendamos es que en lugar de aplazar e interrumpir tus ciclos con Morfeo, analices cuándo te da sueño y cuánto tiempo te tardas en despertar un día sin labores. Esto te dará una idea de cuántas horas son las que tu cuerpo necesita para descansar.

Y sobre todo, rétate a ti mismo a respetar ese horario de sueño.

2. Mantenerte acurrucado en la cama

Si tu problema no es la alarma, es posible que sea esta etapa. Mantenerse acurrucado en la cama trae consigo algunos detalles. Al estar despierto bajo las cobijas, trae consigo la sensación de pesadez, lo que muchas veces es igual a fatiga. Para contrarrestarlo, mejor estírate. Extiéndete en la cama tanto como puedas. Se trata de que despiertes cada músculo y lo vayas entibiando después de tantas horas sin actividad.

Estirarse en la cama tiene muchas ventajas, de acuerdo Amy Cuddy, psicóloga de Harvard, es una práctica que obliga a tu cuerpo a “hacerse grande”, que mentalmente ayuda, pues si el cuerpo se siente grande, inevitablemente tu cerebro lo creerá. Es una manera de crear confianza en uno mismo justo antes de salir de la habitación.

Incluso en una plática que dio en Nueva York’s 92Y explica que las personas que despertaban con sus brazos en forma de V, eran súper felices, incluso molestos felices.

3. Revisar el correo electrónico

¿Reloj con alarma? Smartphone, le dicen hoy en día. Es por eso que la mayoría (admitámoslo) nos dormimos pegados a él. Y más que esperar la notificación de un WhatsApp o la facilidad de revisar Instagram si no podemos dormir, se trata de la alarma.

O al menos, eso nos decimos. La noticia buena es que recomiendan que no importa las actividades, evita revisar tu correo electrónico en la mañana. “Esas peticiones y esas interrupciones y esas sorpresas inesperadas y esos recordatorios y problemas son infinitos. Hay muy poco que no puede esperar un mínimo de 59 minutos”.

En lugar de revisar el teléfono, lo más aconsejable es hacer alguna tarea que requiera concentración. La idea es enfocar la mente y despertarla poco a poco.

Lee más: La mejor hora para tomar café

4. Dejar la cama sin hacer

El autor de ” The Power of Habit ” y ” Smarter Faster Better“, sostiene que tender la cama se asocie con una mayor productividad durante el resto del día.

El estudio no especifica si hacer la cama provoca que se sea más productivo durante el día. O si las personas súper organizadas tienen más probabilidades de hacer su cama. Pero Duhigg escribe que tenderla es un hábito clave que puede provocar reacciones en cadena.

Esto significa que al empezar con esta tarea ayuda a que se desencadenen otros buenos hábitos: dejar las pantuflas en su lugar, la pijama, etcétera.

5. Beber café

¿Crees que tu día no puede empezar sin una taza de café? Deberías pensártelo un poco.

El cuerpo produce naturalmente cortisol a las pocas horas de haber despertado. Esta hormona también es conocida como hormona del estrés, y ayuda al cuerpo a saber que está despierto.

Para que la cafeína no afecte la producción de la cortisona, lo recomendable es beberlo cuando se cumplan dos horas después de haber despertado.

6. Dejar las luces apagadas

Lo más común es no prender las luces y dejar las ventanas cerradas. Pero lo recomendable es encender luces ténues, o si te sientes valiente, prenderlas al 100% de tajo.

El cuerpo humano está diseñado para despertar con la luz del sol y dormir cuando está ausente. Prepararse con las luces encendidas puede ser un mensaje confuso para el cuerpo.

Por un lado, el cuerpo recibe información de que está despierto por las actividades, pero por otro, no recibe emisiones de luz. Esto causa confusión y entorpecimiento.

Lee más: Trucos para levantarte temprano y hacer ejercicio sin fracasar en el intento

7. Actividades a medias

Escribirle a un amigo, escuchar música, tomar agua en un vaso… son actividades comunes pero por sí solas, entorpecen el aprovechamiento del día.

Lo ideal es que estas pequeñas acciones sean incorporadas a las tareas del día a día. Por ejemplo: escuchar música mientras te aseas y preparas, tomar agua en lo que se calienta el desayuno o llamarle a tu amigo al momento de recopilar las cosas.

Algunos científicos dicen que los humanos tenemos voluntad limitada (otros no están de acuerdo) y que cuando no sabemos en qué orden hacer las cosa ni priorizarlas, la gastamos.

8. Qué hacer

Algunas personas con perfil exitoso o influyente aconsejan hacer de estas pequeñas tareas que representan un tedio rutinario. Por ejemplo Barack Obama y Mark Zuckerberg minimizan la cantidad de decisiones que toman en la mañana vistiendo el mismo atuendo todos los días.

¿Estás listo para dejar a un lado estos malos hábitos?