Unsplash
- Publicidad -

Al llegar al destino después de algunas horas en el aire, el mensaje de bienvenida del capitán parecería indicar que el vuelo a terminado. Pero aún queda mucho por hacer antes de poder salir del avión.

El tiempo entre que el avión aterriza y las puertas de salida se abren se siente mucho más largo de lo que en realidad es. Y mucho tiene que ver con que nadie sabe la razón de la espera.

Lee: Lo que tu elección de asiento de avión dice sobre tu personalidad

- Publicidad -

Cuando el avión llega a la puerta de desembarque (que puede tardar bastante, dependiendo del espacio y el número de aviones estacionados), el piloto apaga el motor. Entonces, espera unos minutos para que se detenga por completo prende una luz en el cuerpo exterior del avión que anuncia al equipo en tierra que es seguro acercarse.

Iwan Shimko/Unsplash

Para este momento, un gran porcentaje de pasajeros ya está de pie, haciendo fila, estirándose y bajando su equipaje no documentado. Y entonces la espera se vuelve aún más desgastante… pero aún no es tiempo de salir.

Lee: Reglas de etiqueta que debes seguir al viajar en un avión

Con la luz ya encendida, los trabajadores de pista deben acercar, alinear y sellar el puente que conecta a la puerta del avión con la de la terminal. Después, hacen una prueba de seguridad para confirmar que todo esté en posición antes de dejar salir a los pasajeros.

Aunque no es un proceso lleno de pasos complicados, sí requiere de tiempo para que todos los procesos salgan bien. En aeropuertos grandes, en donde varios aviones aterrizan al mismo tiempo, esto puede tomar más tiempo, pues todo es aprobado y guiado por la torre de control.