NASA vía Unsplash
- Publicidad -

Este fin de semana el mundo entero celebró el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna. El 20 de julio de 1969 Estados Unidos ganó la Carrera Espacial contra Rusia y, desde entonces, otros países y empresas privadas han concentrado sus esfuerzos en llevarnos a viajar al espacio, no como investigadores, sino como turistas.

A unos 100 kilómetros sobre el nivel del mar se encuentra la línea de Kármán, la frontera entre la Tierra y el espacio. Hasta hoy, menos de 600 personas la han atravesado, pero esto está a punto de cambiar. 2021 promete ser el año en que comience el turismo espacial. Estos son los cambios físicos que podremos esperar.

Primero lo primero: con quién lograremos viajar al espacio

Virgin Galactic

Hay tres compañías a la cabeza: SpaceX, de Elon Musk; Virgin Galactic, de Richard Branson, y Blue Origin, de Jeff Bezos. La primera busca conquistar Marte y crear una ciudad en donde los humanos podamos vivir y vacacionar. El plan de Musk es comenzar a construirla en 2022 para recibir a los primeros habitantes en 2024. Virgin Galactic, por su parte, está trabajando en ofrecer vuelos turísticos de dos horas y media con seis minutos orbitando la Tierra para conocerla desde afuera. El tercer proyecto, Blue Origin, trabaja en una nave espacial tipo cápsula que permitirá a los pasajeros experimentar la no gravedad durante 11 minutos en el espacio.

- Publicidad -

Lee: La Estación Espacial Internacional abrirá sus puertas a los turistas

Qué pasará en el cuerpo del turista espacial

NASA vía Unsplash

Mareo y vómito en las estrellas

Desde los primeros años de viajes espaciales, la NASA ha estudiado qué le pasa al cuerpo humano cuando sale al espacio. De acuerdo con el Instituto Smithsoniano, el oído envía una señal al cerebro cuando nuestro cuerpo comienza a moverse o se detiene y se sienta o se recuesta. Los astronautas han descubierto que en el espacio, este intercambio de información no se da, por lo que pueden experimentarse mareos leves durante los primeros días en el espacio y al regresar. El vómito ocasionado por el mareo también es común. Tanto, que ya tiene su propio apodo: vomit comet.

Fluidos flotando sin gravedad

El cuerpo humano está lleno de fluidos que se mueven alrededor gracias a la gravedad. Sin ella, estos dejan de bajar hasta las piernas y se concentran en la cabeza. En los astronautas que han pasado más de un año en el espacio, este movimiento de fluidos ha provocado un curiosos efecto visual: la cara se ve más redonda y colorada, y las piernas más delgadas.

Ve: El increíble video que compartió la NASA que no te puedes perder

Huesos en libertad

Seis meses en el espacio son suficientes para crecer un 3%, según Space. La no gravedad permite que la columna vertebral se estire más, pero al volver a la Tierra suele regresar a su tamaño regular. Otro efecto interesante es la pérdida de densidad ósea. Cada mes, los huesos de los astronautas pueden reducir su volumen en un 1% si no se practica la cantidad de ejercicio recomendada.

Un pequeño inconveniente a considerar al viajar al espacio

Las naves que ofrecerán viajes de ida y vuelta (pensemos en Virgin Galactic y Blue Origin) no tienen baños. “Vayan al baño antes de abordar”, recomendó Jeff Bezos al presentar el prototipo de la cápsula de Blue Origin. “La experiencia completa, desde el abordaje hasta el aterrizaje, tomará 40 o 41 minutos, así que estarán bien. Solo podrán deshidratarse aquellos con una vejiga débil”, bromeó.