Harry Knight vía Unsplash
- Publicidad -

Es medio día y estás acostado en un camastro para tomar el sol. Con una mano juegas a remover la arena; con la otra, sostienes una margarita, una piña colada o un clamato preparado. Si hay una imagen que describe a la perfección el verano en la playa, es esta. Pero si estás a unos días de tomar vacaciones frente al mar, hay algo que debes considerar: alcohol provoca que la piel se queme con mayor facilidad.

De acuerdo con el estudio de Skin Pharmacology and Physiology, el consumo de verduras da a la piel tiene unos pigmentos llamados carotenoides que ayudan a bloquear los efectos de los rayos ultravioleta. Con el alcohol, los carotenoides se reducen, la piel queda más expuesta al tomar el sol y, por lo tanto, se quema rápidamente.

Lee: Conoce las razones científicas por las que deberías viajar a la playa más seguido

- Publicidad -

Para llegar a estos resultados, un grupo de seis hombres dedicó un par de horas a tomar el sol utilizando la misma cantidad de bloqueador. Aquellos que habían consumido alcohol presentaron mayores quemaduras y una menor concentración de pigmentos. ¿La buena noticia? El mismo estudio encontró la solución: aquellos que tomaron alcohol combinado con jugo de naranja mostraron resultados positivos: ni menos carotenoides ni más quemaduras en la piel.

Lee: ¿Probarías los cocteles inhalables?

Jesse Schoff vía Unsplash

Remedios para las quemaduras de sol

Si este verano en la playa las margaritas pasan y pasan y una siesta bajo el sol deja tu piel quemada, conoce algunos remedios naturales y sencillos para aliviar el dolor.

  1. Evita usar jabones y cremas perfumadas, pues solo secarán más la piel, impidiendo que se regenere.
  2. Llena la tina de agua al tiempo, echa un puño de bicarbonato de sodio y métete 20 minutos. Esto reducirá la hinchazón.
  3. Vierte un poco de vinagre de manzana en una toalla y presiónala en las zonas quemadas para balancear el pH de tu cuerpo.
  4. Cubre las zonas con yogurt natural y déjalo actuar por cinco minutos o hasta que sientas menos dolor.
  5. Toma más agua de lo normal para rehidratar a tu piel. Ayudará.