(Photo by GEORGES GOBET / AFP)
- Publicidad -

Conocido como “tesoro nacional” por sus joyas prehistóricas, este pueblo al sur de Francia ha dado a los científicos un hallazgo único, al encontrara un gigantesco fémur fosilizado de dinosaurio de dos metros de longitud.

Con un peso de 500 kilogramos, el fósil de 140 millones de años, es el más reciente descubrimiento en el gran sitio paleontológico de Angeac-Charente, cerca de Burdeos.

Este pueblo es conocido hoy en día por sus viñas de coñac, pero alguna vez fue un amplio ecosistema de dinosaurios, invertebrados y vegetación gracias a su clima subtropical húmedo millones de años atrás.

- Publicidad -

Aquí, expertos y voluntarios han desenterrado miles de restos en la última década.

Maxime Lasseron, researching his doctorate at the National Museum of Natural History of Paris, inspects the femur of a Sauropod. (Photo by GEORGES GOBET / AFP)

Lee: Chile es declarado el país con los mejores cielos del planeta

Pero debido a su destacado buen estado, el fémur -que los científicos piensan perteneció probablemente a un gigantesco saurópodo- podría ayudar a unir una serie de restos con los que éste último hallazgo guarda semejanzas.

Considerados los animales terrestres más grandes que han vivido sobre el planeta, los saurópodos eran gigantescos dinosaurios herbívoros con largos cuello y cola que llegaban hasta los 10 metros de altura.

“Me costó un poco de dinero, porque había prometido traer champaña si estaba entero”, dijo Jean-Francois Tournepiche, el coordinador de las operaciones de lo que llama “uno de los grandes sitios de dinosaurios en Europa”.

The femur of a Sauropod, which is over 140 million-years-old, two meters long and weighing about 500 kilogrammes, is seen in situ on a bed of clay. (Photo by GEORGES GOBET / AFP)

Lee: Tras fracasados intentos, por fin zarpó la balsa que viajará desde Chile a Australia

Exámenes compararán ahora el fémur con otro hallado en 2010 para ver si pertenecen al mismo tipo de saurópodo, o incluso al mismo ejemplar.

La “preservación y perfecta fosilización (del fémur) lo hace realmente único”, señaló Ronan Allain, un paleontólogo del Museo de Historia Natural francés de París.

Con la expectativa de más hallazgos en el horizonte, los propietarios del lugar han dado su luz verde a los científicos para buscar en otros 4.000 metros cuadrados de tierra.