Las imágenes muestran el estado septentrional de Roraima cubierto de humo oscuro. El de Amazonas declaró el 9 de agosto una emergencia en el sur y en su capital, Manaos. Acre, en la frontera con Perú, ha estado en alarma ambiental desde el viernes por los incendios. | América Economía
- Publicidad -

En Brasil, las zonas selváticas y naturales corren peligro. Lugares como Amazonas y el Pantanal viven la peor oleada de incendios de los últimos cinco años.

De acuerdo al Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), registraron más de 72.000 incendios en tod el país. Lo alarmante es que estos incendios suceden (y sucdeieron) entre el 1 de enero y el lunes.

En los registros, se aprecia que la segunda temporada con mayor ola de incendios forestales se produjo en 2016. Tal que fueron 66.622 incendios en el año. En cambio, este año, en lo que va del mes de agosto, se produjeron 34.278 incendios.

- Publicidad -

Las zonas más afectadas cubren el Amazonas (parte norte y noroeste del país), seguida del Pantanal (oeste y sudoeste). Y algunos cerca de ciudades grandes como São Paulo. Que el lunes sintió los efectos del humo, según medios locales.

La extensión de los incendios abarca Acre, Rondônia (ambos en el noroeste), Mato Grosso (oeste) y Mato Grosso do Sul (sudoeste). Incluso llegan a la triple frontera entre Brasil, Bolivia y Paraguay.

Las imágenes muestran el estado septentrional de Roraima cubierto de humo oscuro. El de Amazonas declaró el 9 de agosto una emergencia en el sur y en su capital, Manaos. Acre, en la frontera con Perú, ha estado en alarma ambiental desde el viernes por los incendios. | América EconomíaLos expertos y funcionarios anunciaron que estos incendios son causados por el clima seco. Debido a una pequeña sequía que lleva aproximadamente 90 días.

En Twitter, los usuarios utilizan el hashtag #PrayForAmazonia para compartir imágenes y vídeos. Las autoridades denuncian que no han logrado sofocar el fuego.

Peligro inminente

Asimismo, según estudios del Instituto del Hombre y el Medio Ambiente de la Amazonía (Imazon) señalan que la deforestación va en aumento. En julio, creció un 66% en comparación con el mismo mes del año pasado. Es por esto que la tasa interanual es preocupante pues el aumento fue del 15%.

Estos números son gracias a mediciones satelitales, que muestran un fuerte aumento de la deforestación en el Amazonas durante los primeros meses del gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

La postura crítica de Bolsonaro ante esos datos, provocó que Noruega y Alemania suspendieran aportaciones al Fondo Amazonia. Es por eso que desde hace unos días no se cuentan con suficientes recursos destinados a proteger este lugar.