- Publicidad -

Al menos cinco personas fueron confirmadas muertas después de una erupción volcánica en una isla de Nueva Zelanda este lunes.

La policía sospecha que el conteo final será mucho más alto. Un paso elevado en helicóptero el lunes no reportó signos de vida en la Isla Blanca. “La policía cree que cualquier persona que podría haber sido sacada de la isla con vida fue rescatada en el momento de la evacuación”, dijo la policía en un comunicado. “Según la información que tenemos, no creemos que haya sobrevivientes en la isla”.

Se cree que varios lugareños y turistas estaban en la Isla Blanca en el momento de la explosión. Al menos 24 visitantes australianos recorrían la isla con el crucero Royal Caribbean Ovation of the Seas, dijo el primer ministro australiano Scott Morrison en un comunicado.

- Publicidad -

Lee: Pasajero salta de un barco y lo expulsan de por vida de todos los cruceros

“Ovation of the Seas permanecerá durante la noche hasta que sepamos más sobre la situación”, dijo un portavoz de Royal Caribbean en un comunicado. “Ofreceremos toda la asistencia posible a nuestros huéspedes y autoridades locales”.

El rescate continua 

La policía de Nueva Zelanda lanzó una misión de rescate utilizando helicópteros y drones. Hasta hace unas horas, la isla aún era demasiado peligrosa para que los rescatistas aterrizaran. “Solo están tratando de descubrir cómo pueden llevar los helicópteros”, dijo un portavoz del rescate a The Sydney Morning Herald. “Y qué tan cerca podemos llegar sin que sea muy inseguro para nuestra tripulación”.

Una evacuación justo antes de la erupción sacó a 23 personas de la isla, algunas de las cuales fueron hospitalizadas. La isla está deshabitada, pero los turistas la visitan a diario.

Una cámara web mostró que un grupo de turistas estaba dentro del cráter momentos antes de la erupción.

El volcán, llamado Whakaari, es el volcán cónico más activo de Nueva Zelanda. Su última erupción fue en 2013. GeoNet, el sistema de monitoreo de riesgos geológicos de Nueva Zelanda, había registrado disturbios volcánicos moderados en las semanas previas a la explosión.