En Rusia la comida es algo especial, y en época de mundial de futbol, cada lugar nuevo será una aventura… pero para que el suceso sea exitoso, te recomendamos tres restaurantes que están de rechupete.

Gallery Café

Es uno de los restaurantes con más prestigio de Moscú. El chef Sergey Markin utiliza ingredientes locales y técnicas innovadoras para crear delicias gastronómicas, no sólo atractivas para el paladar, sino también para la vista.

El restaurante está ubicado en una antigua casona del siglo XIX y su aura artística atrae a los comensales más extravagantes y de elite de Rusia y el mundo. El ambiente del lugar es ecléctico pues combina muestras de arte, luces resplandecientes y múltiples colores. Es un imperdible de Moscú.

gallerycafe.ru/en

- Publicidad -

Café Pushkin

Cuenta la leyenda que el famoso cantante francés Gilbert Bécaud visitó Muscú hace más de 50 años, tras regresar a París, escribió una canción titulada Natalie dedicada la guía que tuvo durante ese viaje. La canción habla de un lugar especial: Café Pushkin. Desde 1999 que abrió sus puertas en una mansión barroca en la avenida Tverskoy se convirtió en un clásico moscovita. Dicen que era común ver a Pushkin en esa avenida…

Lee: La mítica ruta del tren transiberiano

El lugar tiene diferentes salas y el menú es vasto: desayunos, carta de vinos, y una patisserie es lo que más destaca del lugar. Los platillos van desde caviar hasta carnes rojas, puerco e incluso venado. Hay platos más sencillos como pies caseros, variedad de ensaladas y recetas típica como borscht.

cafe-pushkin.ru/en

Uzbekistán

La gastronomía uzbeka es una de las favoritas entre los rusos. La comida es sencilla pero deliciosa. El restaurante es un clásico desde la época soviética; todos los cocineros son uzbekos y prácticamente todas las noches hay belly dancing como entretenimiento. El lugar es restaurante y bar.

Las recetas son tradicionales y es por eso que es uno de los favoritos entre los comensales, aún así, el menú ha cambiado en varias ocasiones. Platillos como el shish kebab es servido a las brasas, los fideos se hacen a mano y el cordero se cuece en un hoyo. Los postres se cocinan ahí también, desde confitería hasta mermeladas; es uno de los íconos del lugar.

uzbek-rest.ru/en

Texto por Alan Amper